viernes, 14 de diciembre de 2012

Eduardo Iglesias Brickles

Me enteré ayer, fortuitamente: murió el artista plástico Eduardo Iglesias Brickles el 5 de diciembre pasado, a los 68 años.

No sospeché nada; nada sabía de su enfermedad. Sí que su blog (del que soy asiduo lector) seguía actualizándose periódicamente y que al artículo de Gorriarena -que ahora sé, fue su último post publicado en vida- le siguieron otros tantos. Armando una entrada sobre Roberto Páez, recordé una anécdota contada por EIB que, me pareció, agregaría una cuota de humor a las duras imágenes del dibujante. Así, con el buscador de internet, llegué a la noticia.

Ahí nomás decidí adelantar algo que haría en meses, llevando su libro al escaner.

Innegable lo particular de la imagen de Don Iglesias Brickles, de esas xilografías iluminadas y sus "xilopinturas" como suerte de reconciliación entre dos lenguajes aparentemente opuestos como la pintura y el grabado en madera.
Según sus palabras, en su obra "hay citas de todos los artistas que admiro y entre ellos están Max Beckmann, Otto Dix, Gauguin, De Chírico y Berni. Una lista incompleta si se tiene en cuenta las influencias que he recibido de Aída Carballo, Roberto Páez, David Hockney, Mimo Paladino, José Clemente, de la gráfica soviética revolucionaria, del pop con Jasper Johns y Rauschenberg a la cabeza, de la gráfica argentina de los cuarenta y cincuenta, Hugo Pratt y Breccia, de mi trabajo de diagramador en diarios y revistas durante veinticinco años, de Gilbert y George, sin olvidar a mis admirados muralistas mexicanos, ni tampoco del art brut y del arte de los primitivos, además del arte de los locos y el de los niños"

No puede pasarse por alto, al hablar de él, sus agudos escritos y su manejo de las palabras, que hacían placentero leer cada una de sus columnas. 

Destaco la labor pedagógica de su blog, en lo que a mí respecta. A partir de la lectura de sus artículos, descubrí o puse la mira en determinados artistas o críticos de arte (Malevich, John Sloan, Alice Neel, Richard Lindner, Guy Deboard, Avelina Lésper, entre los primeros que acuden a mi memoria); conocí un poco más sobre el panorama artístico vernáculo y alguno de sus protagonistas; aprendí también, la vacuidad de muchas de las propuestas del neo-conceptualimo y admiré que alguien del mundo de la plástica dedicara líneas para hablar de Steinberg, Crumb, Pratt o Breccia.
Espero algún día hagan un bello libro compilando sus artículos; al menos, ese deseo pude expresárselo en su momento.


Queda su "Testigo Ocular" y queda su obra visual. No es poca cosa.
 

Link a un imperdible video en que vemos a Don Iglesias Brickles manos a la obra.

Abajo, un sucinto repaso por algunos de sus grabados y xilopinturas tomados del libro "Iglesias Brickles", publicado por Asunto Impreso Ediciones en 2005. 





















2 comentarios:

  1. Me encantó este artículo. Excelentes las imágenes. Gracias por compartirlas.

    ResponderEliminar
  2. De nada Teresa, me alegra que sea de tu gusto.
    Te recomiendo que te des una vuelta por el Blog de Iglesias Brickles, que, pese que no actualiza más, ha dejado una cantidad importante de artículos de gran interés.
    Y otra recomendación es que si podés (y no sé si eso sea fácil en Tucumán) consigas un ejemplar del libro, que no era para nada caro y -a la hora de confrontar con las imágenes- no tiene el arbitrario filtro de mi subjetividad, que rescata sólo algunas de todas las que la edición impresa ofrece.

    ¡Saludos y gracias por comentar!

    ResponderEliminar